Debes ser mayor de 18 años para ver esta página

Debes tener al menos dieciocho años para ver este contenido. ¿Tienes más de dieciocho años y estás dispuesto a ver contenido para adultos?

Continuar No gracias

Fetichismo y excitación

visibility124 Views comment0 comments person Posted By: Secretos de Placer list In: Jugamos?

¿Conoces el fetichismo?  

El fetichismo es una práctica sexual y erótica que es más frecuente de lo que pensamos. Aunque hayas escuchado aspectos negativos sobre estos, lo cierto es que no tiene por qué resultar una rareza o tratarse de algo perjudicial. Simplemente es una forma distinta de disfrutar del sexo y en Secretos de Placer tenemos todo lo necesario para disfrutar de esta practica!

Su definición en el diccionario es:desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. Nos Preguntamos ¿ Por qué "desviación" si el deseo no lo podemos controlar ? siempre que sea placentero para el que lo practique sin consecuencias para la salud y quién lo práctica. Pero bueno en Secretos de Placer no estamos para discutir a la RAE....

Cuando hablamos de fetichismo en términos psicológicos nos referimos a una parafilia, que está relacionada con el hecho de experimentar un aumento de la excitación sexual, de desarrollar fantasías sexuales y lograr el orgasmo a través de diferentes objetos, partes del cuerpo, elementos o situaciones concretas. 

¿Qué tipos de fetichismos existen?

Si hablamos de fetichismo debemos tener en cuenta que siempre va a existir un “objeto” que actúa como fetiche. Estos pueden llegar a ser muy variados y diferentes, ya que también dependen de cada persona.

 Para ponerse en contexto, los fetiches más conocidos son, por ejemplo, la excitación mediante: la ropa interior de otra persona, los zapatos de tacón, las esposas, determinadas prendas de vestir, etc. Otros ejemplos de fuentes de excitación que funcionan como fetiche pueden ser: el contacto con el cabello o con los pies, la textura del cuero, del látex. Asimismo, también se puede desarrollar un fetiche por ciertas situaciones concretas (ej. la sumisión, adoptar roles de profesiones…), lugares (un ascensor, el baño de un avión…) sabores u olores, etc.

Por lo tanto, estos objetos o situaciones, según cómo se interactúe con ellos pueden convertirse en la fuente de un mayor placer y excitación sexual.Te enumeramos en este post de Secretos de Placer los diez más"conocidos":

Nuestra especie ha aprendido a disfrutar del sexo como ninguna otra. Para los seres humanos, todo vale, con amor, sin amor, con uno mismo, a tres en la cama, a diez... Las posibilidades son infinitas. La sociedad considera algunas de las fijaciones sexuales desde extrañas a escabrosas, pero por raro que pueda parecer, hay quien las encuentra placenteras.

Catalogadas por las normas sociales como raras, perversas, o hasta enfermizas, estas prácticas sexuales, aunque inusuales, tienen su pequeño público, aunque la psiquiatría vea en ellas mucho más que simple sexo.

Estos comportamientos considerados extraños o irregulares relacionados con el sexo son las denominadas 'parafilias', algunas más aceptadas socialmente que otras. La parafilia es un tipo de comportamiento que se caracteriza por un acto sexual en el que el placer no se obtiene de la manera convencional, sino que implica fetiches y actos sexuales atípicos.

Estas son algunas de estas prácticas sexuales que podrían considerarse no habituales:

Somnofilia

La somnofilia es un tipo de parafilia en la cual la excitación sexual y/o el orgasmo son obtenidos al mantener relaciones sexuales con un desconocido cuando éste está dormido. Hay diferentes rangos, que pueden ir desde la mera excitación o la masturbación hasta la práctica del acto sexual con la persona que duerme. Estas personas se excitan cuando ven a alguien dormido, y esa excitación aumenta por el miedo a que esa persona despierte y ser descubiertos.

Clismafilia

Se trata de las personas que obtienen placer sexual a través de la introducción de líquidos en el ano. En general no se trata de un fetiche compartido, por lo que en general las personas que gustan de esta parafilia se realizan enemas a sí mismos.

Masoquismo y sadismo

El masoquismo y el sadismo son quizá de las parafilias más conocidas, y de las que están más a la orden del día gracias a películas que las muestran en mayor o menor medida, como la famosa '50 sombras de Grey'. Los masoquistas relacionan el placer sexual con el dolor, la crueldad o el sufrimiento. Les excita recibir golpes, latigazos, ser esclavizado, así como la asfixia o la autoasfixia. Este tipo de prácticas son peligrosas y deben realizarse con conocimiento y precaución, ya llevar el cuerpo al límite puede terminar con un resultado no esperado. El sadismo se basa en experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. En nuestro portal tenemos una amplia variedad de productos Fetish , líder en productos para BDSM.

Acrotomofilia

Consiste en sentir deseo sexual o preferencia por alguien que tiene algún miembro amputado, aunque a parte de la amputación, sus cánones de belleza son los estándar. El deseo sexual, en este caso, está ligado o es dependiente del muñón o muñones de la pareja. Los acrotomofílicos se sienten atraídos por los tocones resultantes de alguna parte del cuerpo amputada, incluso a veces por las partes mismas. Generalmente prefieren las amputaciones de las piernas a las de los brazos, y la mayoría de las veces se sienten más atraídos por las amputaciones con muñón que por las que no los tienen. Muchas veces, los acrotomofílicos terminan amputándose uno de sus propios miembros.

Urolofilia y coprofilia

La coprofilia es una clase de fetichismo que consiste en la excitación sexual que producen en algunas persoans las heces. Estas personas obtienen placer de oler, saborear, tocar las heces, e incluso de presenciar el acto de defecar. Esta actividad erótica se practica tanto de manera individual como colectiva. Algunos coprófilos practican también la coprofagia, es decir, la ingesta de heces.

La urolofilia se refiere a lo propio con la orina. Quienes la practican la conocen coloquialmente como 'lluvia dorada'. Hay personas a quienes también les gusta orinar en público, orinarse encima, observar cómo orinan otros o ser orinados por otras personas.

Altocalcifilia

Es un tipo de fetichismo en el que se obtiene placer al observar o llevar puestos zapatos de tacón alto. La altocalcifilia hace parte de los fetichismos asociados a prendas de vestir, en particular al fetichismo de calzado conocido también como retifismo, que es la atracción fetichista por los zapatos en general.

El parcialismo

Es el interés sexual por una parte específica del cuerpo, que despierta en el sujeto por lo menos tanto interés erótico como los genitales, sino más. Está sobretodo relacionado con los pies, las manos y las axilas, aunque puede tratarse de cualquier parte del cuerpo exceptuando los genitales. Es uno de los fetichismos más comunes en los varones. La excitación se produce al acariciar, besar, chupar, lamer, oler o tocar la parte del cuerpo objeto de fetiche.

El más común es la podofilia (el fetichismo por los pies), aunque también son usuales entre los parcialistas la maschalagnia (fetichismo por las axilas), la nasofilia (interés extremo por las narices) o la tricofilia (obsesión por el cabello).

Necrofilia

La necrofilia está caracterizada por una atracción sexual hacia los cadáveres tanto en humanos como en animales. Es probablemente una de las parafilias más tabú, y además, ilegal. 

¿Cuánto daño hace el fetichismo?

Exactamente, ninguno. Se suele tener la falsa creencia de que es algo anormal, fuera de lo común e, incluso, perjudicial. Esto provoca que aquellas personas que practican algún tipo de fetichismo usualmente evitan admitir que lo hacen. O incluso aquellos que sienten curiosidad por el tema, evitan reconocer que les gustaría probarlo. La mayoría de las veces esto sucede por vergüenza, miedo a ser juzgados, por la carga implícita negativa que le atribuye la sociedad a este tipo de prácticas o por temor a ser considerada como una persona rara o pervertida.

En otras ocasiones, también se evita hablar del tema por temor a que la pareja no esté de acuerdo, que lo vea como algo extraño o que la otra persona se sienta incómoda o intimidada. Por todo esto, algunas veces puede llegar a vivirse como un tema tabú.

Sin embargo, el fetichismo es una práctica que puede tener numerosas ventajas sobre las relaciones sexuales. Porque permite experimentar el sexo de una manera diferente. Es una forma de vivir la sexualidad que puede reportar muchos beneficios para quien lo realiza.

Poniendo en práctica la generación de placer a través de algún fetiche es posible – para la persona que lo practica - conocerse mejor, descubrir una nueva forma de estimulación y en general, disfrutar más de las relaciones sexuales. Asimismo, puede ayudar a salir de la rutina, a intimar más con la pareja, a generar complicidad y juegos eróticos, a descubrir gustos nuevos, etc.

¿Puede el fetichismo convertirse en un problema?

Tal y como comentábamos en el punto anterior, esta práctica sexual no implica nada negativo ni tiene por qué representar un problema. Al contrario, es una forma de vivir la sexualidad que puede reportar muchos beneficios para quien lo realiza.

Sin embargo, puede convertirse en un problema en casos extremos cuando la persona que lo practica depende única y exclusivamente del objeto fetiche para excitarse, para mantener relaciones sexuales o para sentir placer. Es decir, cuando la obtención de placer sexual depende exclusivamente de que exista y esté presente el objeto fetiche.

Cuando esto sucede, suelen aparecer sentimientos encontrados en cuanto al placer sexual, como pueden ser: culpa, remordimientos, frustración, cierta obsesión, necesidad de contar siempre con ese fetiche sexual, etc. Y en la mayoría de los casos todo esto suele ir acompañado de cierto deterioro en otras áreas de la vida de la persona fetichista (como las áreas: social, personal y la laboral). Asimismo, también hay que tener en cuenta que suele afectar no solo a la persona fetichista, sino también a su pareja y a la relación.

Por esto, en el momento en el que se detecten estos sentimientos y se sospeche que se puede estar generando un problema, es importante acudir a un profesional para reorientar esas conductas y que vuelvan a ser fuentes de placer.

Esperamos que este artículo de nuestro Blog ayude a reconocer y mejorar si cabe. Nuestra especie ha aprendido a disfrutar del sexo como ninguna otra. Para los seres humanos, todo vale, con amor, sin amor, con uno mismo, a tres en la cama, a diez... Las posibilidades son infinitas. La sociedad considera algunas de las fijaciones sexuales desde extrañas a escabrosas, pero por raro que pueda parecer, hay quien las encuentra placenteras. 

Deja un comentario

Los comentarios se revisarán antes de ser publicados.
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December